El Sistema Biométrico: un aparato de Control

On agosto 27, 2014 by carlostablante
Manuel Felipe Sierra

Manuel Felipe Sierra

En días pasados tuvimos la oportunidad de conversar con Manuel Felipe Sierra en su programa radial, sobre los controles que quiere implementar el régimen corrupto, autoritario y militarista, dejando de lado los reclamos que a gritos le hace la sociedad.

La formalización del racionamiento nos hace viajar en el tiempo a los viejos y conocidos resultados de los gobiernos más totalitarios y autocráticos de la historia. Hoy en día Venezuela atraviesa serios problemas de abastecimiento y los alimentos son los bienes más afectados. El racionamiento es clara señal de que ni la seguridad -y mucho menos la soberanía- alimentaria está lejos de ser una realidad en Venezuela. Por algunos años, los venezolanos han tenido que comprar productos con restricciones en las cantidades debido a múltiples razones, todas ellas derivadas de las malas políticas en el área económica y alimentaria y  por la presencia de grandes redes de corrupción que se han lucrado con el negocio de la comida y otros servicios.

Los controles no han logrado su objetivo y han sido perjudiciales para el sector productivo que tiene que ofrecer bienes a precios que no responden a sus crecientes estructuras de costos. Este tipo de control ha desmantelado el sector productivo del país y el gobierno ha tenido que recurrir a una gran importación de bienes de primera necesidad, siendo nosotros un país productor de mucho de esos bienes que el día de hoy son escasos.

La pasada semana Nicolás Maduro informó que se implantaría el registro biométrico para los comercios y auto-mercados privados. Un anuncio que trae implícito en su contenido, un sometimiento a una autenticación y autorización por medio de la huella dactilar a todas las compras de todos los productos que los venezolanos quieren y necesitan adquirir.

Queda demostrado que el país está gobernado por una casta corrupta, ineficaz e ineficiente, que por su falta de liderazgo e incapacidad de resolver la crisis que atraviesa el país, pretende controlar todas las esferas de la vida pública y privada de los ciudadanos, intentando generar un supuesto “orden” por la vía del control absoluto, pero sin resolver los problemas de fondo que han generado esta gran crisis.

Este nuevo sistema no ataca los verdaderos problemas, ni la mega crisis que está destruyendo la viabilidad de que Venezuela sea un país capaz de proveer una vida digna a sus ciudadanos. El Sistema Biométrico es un instrumento, que más que solución sigue creando obstáculos para mejorar la calidad de vida. ¿Cuál será el negocio que se esconde detrás de esas capta huellas? ¿Existe una élite que se beneficiará de eso? Innumerables dudas abundan en este tema, debido a la poca claridad que se tiene y a los negocios corruptos, que rondan en este tipo de medidas. Por ejemplo que cada capta huella genera una comisión de 2 dólares multiplicados por 50 bolívares fuertes o que las redes de contrabando en la fronteras con gran cantidad de camiones, transitan bajo la mirada ciega e impune de la Guardia Nacional.

Este sistema no es otra cosa que decirle a los venezolanos que van a tener que comprar lo que el Gobierno decida, con las cantidades que decidan, cuando ellos decidan, creando procesos más engorrosos que no benefician en nada a los ciudadanos y mucho menos aportan solución al gran problema económico que vive el país. Desde hace ya algunos días venimos diciendo que el llamado “sacudón” de Maduro, iba a traducirse en un golpe al pueblo, y con medidas como estas, eso se transforma en un hecho, y son esos hechos los que agitarán la economía venezolana, incrementando el sentimiento de indignación de los ciudadanos que ahora no solo tendrán que hacer largas colas para adquirir sus alimentos, sino que también los marcarán y tendrán el control de cuándo y cuánto adquirieron.

Con estas medidas están agrediendo al pueblo para no asumir la responsabilidad del problema de la escasez generalizada de productos básicos que hay, no generara ningún tipo de solución, sino que producirán un mercado más negro del que ya existe, promoviendo que se sigan creando redes de corrupción que se mueven en el paralelo con sus políticas económicas, donde las élites que manejan este Estado delincuente,  se siguen haciendo mas rica y poderosas, mientras que los ciudadanos siguen intentando vencer nuevos obstáculos que se instauran diariamente, solo para satisfacer sus necesidades primordiales, como es la alimentación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *