El libro de Carlos Tablante y Marcos Tarre: El estado delincuente ha sustituido al Estado de Derecho en Venezuela

On agosto 28, 2013 by carlostablante

Tablante-y-tarre-copia-300x207El libro Estado Delincuente: Cómo actúa la delincuencia organizada en Venezuela, escrito por Carlos Tablante y Marcos Tarre, pone en el tapete el debate sobre las redes de la corrupción que se han ido consolidando en Venezuela, vinculadas a un conjunto de delitos, muchos de ellos con la participación de funcionarios de alto nivel, beneficiados por la impunidad. “Se han ido creando  las condiciones de un Estado delincuente, donde  lo lícito se mezcla con lo ilícito y quien se empeña en realizar actividades legales, está permanentemente acechado, recibiendo las tentaciones de un estado corrupto”, afirma el exparlamentario.

Los planteamientos se desprenden de la entrevista realizada a los autores  por Nelson Bocaranda y Mariela Celis, conductores del programa La Cola Feliz, que transmite el Circuito radial Éxito.

Marcos Tarre, experto en materia de seguridad, destaca, entre las conclusiones de esta obra, un hecho sorprendente y preocupante:   “En Venezuela, la delincuencia organizada asesina más que en México. Entre un 33 y un 51 por ciento de los homicidios, uno de los grandes problemas que tenemos en Venezuela, se relacionan directa o indirectamente con la delincuencia organizada. El impacto es realmente importante”.

Tablante coincide y puntualiza que el impacto de la corrupción sobre la violencia se ve a través de los indicadores  de los secuestros, robo y hurto de vehículos, los casos de sicariatos contra sindicalistas de la construcción y de la industria petrolera, conocidos como sindicariatos. A todo esto se suma el problema del narcotráfico y el uso del territorio de Venezuela como una autopista para enviar drogas a México, Estados Unidos, Europa y África.

 

El manejo de las finanzas públicas

El libro El Estado Delincuente recopila numerosos casos, incluyendo  la situación del manejo de las finanzas públicas en Venezuela, donde aparece el teniente Alejandro Andrade asociado a estos hechos. Carlos Tablante recuerda que lo conoció en la  Asamblea Constituyente, “parecía  muy humilde”, pero  ahora amasa una cuantiosa fortuna, después de desempeñar varios cargos de gobierno, incluso fue el tesorero nacional y presidente de Bandes cuando se registraron las operaciones fraudulentas con la compra y venta de bonos de este banco público, en plena crisis financiera.

El exgobernador de Aragua señala al  gobierno nacional como el principal responsable del estado delincuente, con la fachada de una hegemonía revolucionaria y de un estado comunal. “El presidente Nicolás  Maduro se autocrítico porque descubrió que en el Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme) y en la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), se registraron empresas de maletín o fantasma que realizaron importaciones ficticias por 25 mil  millones de dólares,  y la presidenta del Banco Central de Venezuela, Edmée Betancourt, lo reiteró. Por cierto, ella está implicada en el caso Bandes y no sé que esperan para separarla del cargo y facilitar así la investigación”.

Si el presidente tiene una cruzada contra la corrupción – agrega – , debe comenzar por los peces gordos, por ejemplo, Rafael Isea, a quien premiaron con la presidencia del banco de la Alba, después del desastre, la corrupción y el derroche en la gobernación de Aragua, pero está protegido por el gobierno.

Asimismo se refiere a los directivos y empleados privados de libertad, por ser responsables de la de la crisis financiera  2009-2011. Todos  beneficiados con medidas cautelares, que les permitieron recobrar su libertad  en  diciembre de 2012,  pero el juicio debe seguir. Revela que ha recibido informaciones  sobre negociaciones en secreto, para  indemnizarlos, es decir, devolverles los aviones,  las fincas, los carros y otros bienes confiscados. “Esto es un hecho insólito, debe realizarse una investigación, un inventario de de lo que el país perdió, el daño al patrimonio público. Todos esos bienes deben recuperarse, los responsable pagar  lo que les corresponde y  realizar el juicio en libertad.

Tablante aclara que es garantista, y su trabajo en la redacción de la Constitución fue a favor del carácter progresivo de la defensa de los derechos humanos, “pero no es posible que mientras a Iván Simonovis se le niega medidas humanitarias, los señores causantes una daño terrible al patrimonio público, se mueven con absoluta impunidad y descaro por las calles del país.

Del mismo modo, pide investigar a todos los funcionarios públicos que actuaron como cómplices necesarios de los pseudos empresarios o pseudos banqueros, incluyendo los   tesoreros, jefes de compra, encargados de los contratos, quienes en su mayoría son militares. “Aquí hay una estructura militarista que ha conformado el eje de la corrupción, de la impunidad y motoriza el estado delincuente”.

Marcos Tarre  explica  que parte de la investigación plasmada en el libro se realizó sobre la base de las cifras oficiales del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) del año 2010.  “Se consiguieron hechos sorprendentes, por ejemplo, desde el año 2005 al 2010, los casos conocidos de corrupción de funcionarios  se redujeron en un 64,4 %. En ese mismo lapso, los casos conocidos por enriquecimiento ilícitos bajaron en un 90% y   por malversación de fondos, en un 96%. Con referencia a la salvaguarda, en el año 2006 hubo 245 casos y en 2010 ninguno. Esto significa que el Estado no hizo absolutamente nada”.

Decisiones judiciales tarifadas

Algunos jueces, asevera, Tablante, se autodefinen como milicianos de la revolución, “yo creo que han convertido en milicianos de la delincuencia organizada, de la corrupción y de la impunidad”.

Uno de los aspectos que se trabajó con mayor amplitud, confiesa el exparlamentario, es el tema de la corrupción en el Poder Judicial, “cómo las decisiones están tarifadas en las distintas instancias, se cobra por cualquier diligencia que realizan los jueces y sus colaboradores, secretarios alguaciles”

Revela que el 80 por ciento de los jueces es provisorio, depende del nombramiento que discrecionalmente realiza un funcionario vinculado al régimen y eso crea una condición de secuestro, donde no hay  ningún tipo de independencia y autonomía. “Por esta razón   no son idóneos para cumplir la misión de administrar justicia y ser garante del Estado de Derecho”.

Finalmente, Marcos Tarre y Carlos Tablante anunciaron que el próximo miércoles saldrá a la venta, e en todas las librerías del país,  el libro Estado Delincuente: Cómo actúa la delincuencia organizada en Venezuela, con prólogo de Baltasar Garzón e impreso por Editorial Melvin, Además  puede ser adquirido a través de http://estadodelincuente.wordpress.com/. No habrá bautizo, pero sí  una debate, para lo cual recorrerán el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *